top of page
  • Foto del escritorMarie Arnaudon

El París-Saint-Germain en plenrenacimiento: es demasiado tarde.



El París-Saint-Germain, el mayor presupuesto de un club de fútbol de Francia, quiere cambiar la mentalidad bling-bling que ha construido desde 2011 porque el club aún no ha ganado, su título más deseado, la Liga de Campeones de la UEFA (UCL)


El presidente del club, Nasser El-Khelaifi, concedió una entrevista a Marca en la que manifestó su voluntad de cambiar la mentalidad que recorre su entidad.


Procedió a despedir al director deportivo Leonardo para sustituirlo por el ex director deportivo del Mónaco Luis Campos y contrató al entrenador francés Christophe Galtier.


Si bien la contratación de Campos no es realmente una prueba de los cambios que El Khelaifi está tratando de implementar, la contratación de Galtier sí lo es.


El entrenador francés tiene poca experiencia en la Liga de Campeones de alto nivel. Conocido en Francia por su capacidad para cambiar la suerte de los clubes, sólo ha jugado la UCL una vez con el Lille.


Pero, implementar un cambio de mentalidad años después de que el problema empezara a aflorar es demasiado tarde.


La mentalidad del PSG comenzó a cambiar cuando el club contrató a Neymar durante las ventanas de transferencia de verano en 2017.


La superestrella brasileña fue contratada como el Mesías que han estado esperando para ganar la Champions League. Le dieron todo lo que quería y olvidaron todo mal comportamiento porque era él.


Pero el jugador, a pesar de ser uno de los más talentosos de Europa, no rindió.


Entonces, todos los jugadores que fueron transferidos al PSG empezaron a tener exigencias para el club.


Los jugadores que ya estaban en el club, a pesar de no haber hecho buenas temporadas, estaban siendo sobrepagados y ahora se niegan a irse.


Es comprensible, si te dan un Ferrari y te ofrecen un Alfa Romeo, ¿por qué ibas a aceptarlo?


El PSG se ha convertido en un asilo de oro donde los jugadores infelices vienen a terminar su carrera y donde el fútbol es sólo un pasatiempo.


Consiguieron mantener a Kylian Mbappe que es mucho más influyente que el brasileño en cuanto a rendimiento en Champions.


Tienen a Messi, considerado uno de los más grandes de todos los tiempos en el fútbol, a Sergio Ramos, cuatro veces ganador de la Liga de Campeones y, sin embargo, su historia en la Liga de Campeones este año se detuvo en los octavos de final.


Están tratando de abordar cuestiones que han perturbado al club durante años. Pero ya es demasiado tarde para intentarlo.





1 visualización0 comentarios

Comentarios


bottom of page